Inicio » COLUMNAS » En la Opinión de: Blanca Torres analiza la final de la NBA

En la Opinión de: Blanca Torres analiza la final de la NBA

El pasado viernes 08 de Junio se llevó acabo el cuarto partido de las finales de la NBA. Golden State Warriors vs Cleveland Cavaliers en su cuarta final consecutiva.

En lo personal,  en el primer partido además del grande error que cometió Jr. Smith, se vio preferencia de parte de los referees por Golden State. Los otros 3 juegos, el equipo de Cleveland simplemente los perdió. Pudo ser que la gente de Cavaliers mantenía la esperanza de que se repitiera lo que sucedió en el 2016 en el cuarto juego de la serie de los equipos ya mencionados, donde los Cavaliers pudieron extender la serie a 7 juegos y Cleveland Cavaliers se nombró campeón emocionantemente.  No se podía repetir la misma historia en esta ocasión, mucho menos por la forma en que el equipo estaba jugando. Los Warriors tienen un equipo y los Cavaliers tienen a LeBron.

Golden State Warriors actualmente es el mejor equipo de la liga, el más completo, cada jugador es funcional, no importa quien este en banca, jugador que este en la duela sabe sacar al equipo adelante. Curry puede estar tomando una siesta en el tercer cuarto pero, Durant está ahí y si no está Durant, Thompson está en duela, si Thompson no está, Green está ahí, añadiendo que tienen a personajes como Iguodala, Livingston, West… Triple tras triple, sin fallar, para Warriors es muy fácil que el marcador este subiendo puntos a su favor. Además del compañerismo dentro de la cancha hablemos del exterior sumando que los jugadores ofrecían parte de su salario para seguir manteniendo a la plantilla y poder renovar contratos. Demuestran que el juego en equipo siempre dará resultados e indiscutiblemente merecían ser campeones.

Mientras en Cleveland solo tenían la esperanza en LeBron James, los jugadores se notaban indiferentes, no se igualaron al nivel de juego, no tenían espíritu de equipo, fallaban y se aferraban con los triples, dejaron a un lado puntos importantes, y un solo jugador no puede con un equipo como Warriors. En el juego era un 90% LeBron James y el otro 10% estaba formado por los demás jugadores.  Incluso, en periódicos, televisión, estaciones de radio, redes sociales se hablaba de un Warriors vs LeBron, no de un Warriors vs Cavs. Fue una lástima ver perder de esta manera a uno de los mejores jugadores de la historia como lo vimos con LeBron. Por parte de los aficionados Jr Smith y Tristan Thompson  dejaron mucho que desear, Kevin Love hizo lo suyo pero aun así no fue entendible el trabajo de Lue.

Lo más llamativo aquí es que Golden State Warriors es el campeón actual pero, ¿Por qué la gente está al pendiente de a donde ira o que hará LeBron después de haber perdido nuevamente las finales contra el mismo equipo? Queda claro que a un 50% de los aficionados de la NBA no les importa quien gane,  les importa si pierde LeBron. A los medios y a los fans se les olvidó el vergonzoso marcador por el que pasó Cleveland desde el 31 de Mayo, los $130 millones de dólares que recaudo Golden State en los playoffs, ellos están al pendiente si “El rey” decide Los Angeles, Houston o se queda en Cleveland.

Por otro lado tenemos a Kevin Durant sorprendiendo al dar la noticia de que se retirará a los 35 años de edad, también se proclamó por segundo año consecutivo el MVP de las finales y teniendo a Bob Myers ofreciéndole la cantidad que el jugador quiera solo por el simple hecho de que se mantenga en Golden State. También siguen abundando las críticas que siguen haciendo los seguidores hacia Durant por haber dejado a OKC Thunder hace 2 temporadas y no dándole valor a los dos anillos que obtuvo con Warriors. Es uno de los mejores jugadores de la liga y con una buena historia en la NBA pero la salida que hizo del equipo de Oklahoma seguirá siendo la sombra del jugador para mucha gente.

Poco más de la mitad de la Dub Nation y los nuevos seguidores de la NBA, son gracias a Stephen Curry. A partir del 2015 los nuevos seguidores empezaron a aumentar y los Warriors sumaron más de 53,000 fanáticos en ese año.  Es entendible que un equipo como Warriors aumente el número de seguidores pero, probablemente son los mismos que no saben quién es Wilt Chamberlain, Nick Thurmond o Rick Barry ya que es absurdo que una persona empiece a ver basketball en el 2015 o 2017 y se ponga a criticar a jugadores y comparar a las leyendas del basketball con los de su nuevo equipo, contando los anillos de Warriors sin saber que Allen Iverson y Steve Nash son de los mejores de la historia y no hacen ni un anillo entre los dos.

La rivalidad que hay entre Warriors y Cavaliers  ya no existe, lo más probable es que la gente le pondrá a Warriors un rival cuando LeBron James se decida por un nuevo equipo, a lo contrario, seguirán siendo los mismos protagonistas de rivalidad en el juego.

Fue una final más que se disfrutó viendo un espléndido espectáculo de Warriors, viendo el mundo encima de los hombros de uno de los atletas más grandes de la historia, LeBron James. Steve Kerr con sus ocho anillos de tres franquicias diferentes, cinco como jugador y tres como entrenador. Lamentablemente vimos a un Ty Lue sin objetivo y a los jugadores de Cleveland sin el anhelo de tener un anillo más.

Comentarios

Autor: editorplaysports playsports
Tags